El mapa del Creador

La piedra de Dashka: un mapa de hace 120 millones de años hecho por “el creador”


Esto parece ser imposible. Los científicos de la Bashkir State University han encontrado pruebas indiscutibles de la existencia de una antigua civilización altamente desarrollada — posiblemente no humana. La pregunta esta sobre un gran plancha de piedra encontrada en 1999 con la imagen de la región, realizada con una tecnología desconocida. Se trata de un verdadero mapa en relieve. El mapa contiene obras de ingeniería civil: un sistema de canales con una longitud de unos 12.000 km, presas, embalses de gran alcance. No muy lejos de los canales se muestran motivos en forma de diamante, cuya finalidad se desconoce.

 El mapa contiene también algunas inscripciones. Al principio, los científicos pensaban que era un viejo lenguaje chino. Sin embargo, resultó que las inscripciones se realizaron en un lenguaje de origen desconocido. Los científicos nunca han podido leerlo.



En la República de Bashkorkostan (Bachkiria) en la región de Los Urales. Al este de Rusia se encuentra el área representada tridimensionalmente en la Piedra de Dashka. Los creadores del mapa tenían planeado algo grande en esa región. Un hecho inexplicable para la ciencia. “Cuanto más aprendo más entiendo que no sé nada,-” dice el doctor en ciencias física y matemática, profesor de la Bashkir State University, Alexandr Chuvyrov. Concretamente Chuvyrov hizo ese sensacional hallazgo. Ya en 1995, el profesor y su estudiante de postgrado de China Huan Hun decidieron estudiar la hipótesis de la posible migración de la población China antigua en el territorio de Siberia y los Urales. En una expedición a Bashkiria, encontraron varios petroglifos en un idioma antiguo chino. Estos hallazgos confirmaron la hipótesis de los inmigrantes chinos. Ellos leyeron las inscripciones. En su mayoría contenían información sobre ofertas de comercio, el matrimonio y el registro de la muerte.


Alexandr Chuvyrov Sin embargo, durante las búsquedas e investigaciones, notas que datan del siglo XVIII se encontraron en los archivos del gobernador general de Ufa. Ellos informaban de cerca de 200 insólitas piedras grabadas que se encontraban no muy lejos de la aldea de Chandar, región de Nurimanov. Chuvyrov y su colega pensaron al mismo tiempo que quizás las piedras podrían estar relacionado con los inmigrantes chinos. Las notas de los archivos también informaron que en los siglos XVII-XVIII, expediciones de científicos rusos que investigaron la región de los Urales estudiaron las 200 piedras blancas labradas con las mismas muestras y patrones, mientras que en el siglo XX, el arqueólogo A.Schmidt también había visto algunas piedras del mismo tipo en Bashkiria. Esto hizo que el científico se iniciara en la búsqueda. En 1998, después de haber formado un equipo con sus alumnos, Chuvyrov se lanzó en el trabajo. Contrató a un helicóptero, y la primera expedición llevó a cabo un vuelo alrededor de los lugares donde las misterias piedras debían de estar Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos, las antiguas piedras labradas no fueron encontrados. Chuvyrov quedo muy descontento e incluso pensó que tales objetos eran sólo una bella leyenda.

 La suerte fue inesperada. Durante uno de los viajes de Chuvyrov al pueblo, el ex-Presidente del Consejo agrícola local, Vladimir Krainov, vino a él y dijo: “¿Estás buscando algunas piedras ladradas? Tengo una muy extraña en mi patio.” “Al principio, no tome ese información muy seriamente” – Chuvyrov dijo. “Sin embargo, decidí ir al patio a verlo. Recuerdo este día exactamente: 21 de julio de 1999. En la entrada de la casa, la piedra grabada con algunas abolladuras. La piedra era tan pesada que juntos no podíamos sacarla. Entonces fui a la ciudad de Ufa, para pedir ayuda.

La Piedra de Dashka. ¿Ves el grabado de las montañas?

Un mapa tridimensional

En una semana, el trabajo se inició en Chandar. Después de haberla desentarrado, los investigadores visualizaron su verdadero tamaño: una enorme losa de piedra de 1,48 metros de alto por 1,06 metros de ancho y 16 centímetros de grosor. Mientras que pesaba al menos una tonelada. El dueño de la casa hizo rodillos de madera especiales, por lo que el enorme bloque de piedra pudo ser retirada desde donde estaba. El hallazgo fue llamado “Piedra de Dashka” (en honor a su pequeña nieta nacida pocos días antes) y transportado a la Universidad para la investigación. Después que se le retiro la tierra a la piedra, los científicos no podían creer los que sus ojos veían… “A primera vista,” – dice Chuvyrov, “comprendí que no era una simple pieza de piedra, sino que era un mapa y no un simple mapa, sino una tridimensional”.


 La piedra de Dashka y la sección de los Urales que coincide. La superficie está cubierta con un bajo relieve 3-D de una sección de los Urales, similar a los mapas generados por computadora utilizados por las fuerzas militares modernas. Sólo que esto no es una creación moderna. El mapa está hecho a escala 1: 1.1 km.

Superposición de imagen satélital con el antiguo mapa.



 “¿Cómo hicieron para identificar el lugar? Al principio, no podíamos imaginar que el mapa era tan antiguo. Felizmente, el relieve de hoy en día de Bashkiria no ha cambiado tanto después de millones de años. Podíamos identificar la altura de Ufa, ya que la falla de Ufa es el punto principal de nuestras pruebas, porque hemos llevado a cabo estudios geológicos y habiamos encontrado su pista donde debebía estar acorde al mapa antiguo. El desplazamiento del cañón ocurrió debido a movimento tectónico el cual se movió desde el este. El grupo de especialistas rusos y chinos en el campo de la cartografía, física, matemáticas, geología, química y antiguos idiomas chinos logró encontrar precisamente que la piedra contenía el mapa de la región de los Urales, con los ríos Belya, Ufimka, Sutolka,” – Alexandr Chuvyrov, dijo al tiempo que mostraba las líneas en la piedra a los periodistas. “Puedes ver que la falla de Ufa – la rotura de la corteza de la Tierra, se extendió desde la ciudad de Ufa a la ciudad de Sterlitimak. Por el momento, el rio Urshak recorre el antiguo cañón.” Alexandr Chuvyrov, siendo físico, ha adquirido la costumbre de confiar sólo los resultados de la investigación. Si bien hoy en día existen tales hechos.

 Se determinó que la estructura geológica: consistía de tres niveles. La base es de 14 cm, hecho de la dolomía más sólida. El segundo nivel es probablemente la más interesante, “hecha” de cristal de diopsido. La tecnología de su tratamiento no es conocida en la ciencia moderna. En realidad, la imagen aparece en este nivel. Mientras que el tercer nivel es de 2 mm de espesor y es de porcelana de calcio que protege el mapa del impacto externo.

 “Es necesario observar” – dijo el profesor, “que el relieve no fue hecho manualmente por un antiguo cantero. Es simplemente imposible. Es obvio que la piedra fue trabajada a máquina”. Fotografías de rayos x confirman que la punzadas fue de origen artificial y fue hecho con algunas herramientas de precisión. Al principio, los científicos suponían que el antiguo mapa podría haber sido hecho por los antiguos chinos, debido a las inscripciones verticales en el mapa. Como es conocido, la literarura vertical fue utilizada en el idioma chino antiguo antes del siglo III. Para comprobar su suposición, el profesor Chuvyrov visitó la biblioteca del imperio chino. Dentro de los 40 minutos que podría pasar en la biblioteca según el permiso busco a través de varios libros raros, aunque ninguno de ellos contenía literatura similar a aquél en la piedra grabada. Después de la reunión con sus colegas de la Universidad de Hunan, abandonó totalmente la versión sobre la “pista China.” El científico llegó a la conclusión de que la porcelana que cubre la piedra grabada nunca había sido utilizada en China.


  Los científicos llegaron a la conclusión que los símbolos resultan ser una forma esotérica de los jeroglíficos que desafían la decodificación.

 Pero lo más sorprendente a los ojos de los investigadores eran los trabajos de ingeniería civil: un gigantesco sistema de irrigación de unos 12.000 Km. de longitud, con dos sistemas de canales de 500 metros de ancho, 12 embalses de entre 300 y 500 metros de ancho por 10 Km. de largo y 3.000 metros de profundidad (calculada gracias a la tridimensionalidad del mapa) cada una de ellas. El conjunto iba acompañado de un sinfín de pequeños canales para distribuir el agua por amplias áreas que convertirían a todo este complejo en el más grande del mundo jamás realizado. Para los embalses que suministraban a las diferentes redes de abastecimiento se precisaría la extracción de por lo menos 1 cuatrillón de metros cúbicos de tierra. En comparación con ese sistema de irrigación, el canal Volga-Don parece un arañazo en el relieve actual. Como físico, Alexander Chuvyrov supone que en la actualidad la humanidad es capaz sólo de construir una pequeña parte de lo que aparece en el mapa.

El río Belaya en los montes Urales.

 Esto podría haber sido un enorme canal artificial hace millones de años. Sorprendió también la circunstancia de que, a pesar de lo minuciosamente detallado que aparecía el mapa, no se apreciasen carreteras o vías de comunicación terrestres, dando la impresión de que los antiguos pobladores de estas tierras se hubiesen desplazado únicamente por vías fluviales o aéreas.

 Tiene 120 millones de años.

 Fue difícil determinar siquiera una edad aproximada para la piedra. La edad mínima de la que partieron los investigadores se aproximaba a los 3.000 años pero según avanzaban los estudios la fecha iba creciendo paulatinamente. Al principio se llevaron a cabo análisis por carbono-14 (el carbono C14, tiene en período de semidesintegración más corto, con tan sólo 5.750 años), luego se escanearon las capas de la laja con el método de datación del uranio-238 (el uranio-238 (U238) se transforma en plomo Pb206 mediante una cadena radioactiva cuya duración es de 4.510 millones de años ), aunque las investigaciones mostraron resultados diferentes, y la edad de la piedra permanecía poco clara. Mientras examinaban la piedra, encontraron dos conchas que se habían incrustado en la superficie para señalar algunos puntos. La edad de una de ellas, la Navicopsina munitus de la familia de las Gyrodeidae, se remonta a 500 millones de años atrás, en tanto que la segunda, Ecculiomphalus princeps , de la subfamilia de los Ecculiomphalinae, tiene cerca de 120 millones de años. ¿Quién podía garantizar que las conchas todavía estaban vivas cuando fueron integradas en el mapa? Quizá estaban ya fosilizadas. Fue concretamente la edad de 120 millones de años la que se aceptó como “hipótesis de trabajo”.

 “Probablemente el mapa fuera creado cuando el polo magnético de la Tierra estaba situado en la actual zona denominada Tierra de Franz Josef, que era donde estaba hace exactamente 120 millones de años “, comentó el profesor Chuvyrov . ” El mapa que tenemos va más allá de la percepción tradicional de la humanidad, y necesitaremos mucho tiempo para habituarnos a ello “.

Mapeado desde el espacio.

  -¿Cómo lograron cartografiar todo el planeta? ¿Utilizaron aeroplanos? ¿Sondas en órbita como actualmente utilizamos para cartografiar Marte?

 ¿Y cuál podría haber sido la utilidad del mapa?

 Eso es probablemente lo más interesante. Los materiales del hallazgo por Baskir ya fueron investigados en el centro de cartografía histórica en Visconsin, Estados Unidos. Según ellos, tal mapa tridimensional podría tener solamente una utilidad, uno de navegación, en tanto que podría haber sido hecho sólo mediante el estudio aeroespacial. “Trate de cartografiar al menos una montaña!” – Chuvyrov, dice. ” La tecnología de compilación de tales mapas exige un conocimiento aeroespacial y superpotentes ordenadores.

 ” Los últimos estudios en los que siguen empeñados el profesor Chuvyrov y el resto de sus colaboradores, parecen indicar que la losa encontrada, es tan sólo una pequeña parte de un gran complejo cartográfico de la antigüedad, una pieza de un mosaico. Y ahora dan como cierta toda la información de los manuscritos que Chuvyrov encontró en el Archivo General de la ciudad de Ufa, relativos a la existencia de al menos 200 losas con signos y escritura indescifrables en el área de Nurimanov.

 Hay algo profundamente misterioso: a pesar de los claros signos de asentamiento de una alta civilización (pensemos en el sistema de irrigación), el mapa en relieve no presenta carreteras ubicadas en rutas terrestres. Quien creó el mapa no se movió sobre tierra, sino sólo en el agua y en el aire. Se ha conjeturado también que los desconocidos cartógrafos no llegaron a vivir allí, sino que eran un grupo de exploradores investigando y mapeando el terreno. ¿Un grupo de exploradores hace 120 millones de años? ¿De dónde procedían? ¿Quiénes eran? Humanos de seguro no eran, según la ciencia oficial no existíamos en ese entonces.

 A esta pregunta, realizada por un periodista ruso, el profesor Chuvyrov contesto: “No me gusta especular hablando de OVNI’s ni de extraterrestres. Llamemos al autor del mapa sencillamente “el creador”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin