La leyenda del abeto de Navidad


La leyenda cuenta que un muchacho, que vivía en una pequeña aldea, tenía que ir a buscar, la víspera de Navidad, un tronco de encina para quemarlo en la chimenea, como mandaba la tradición.

El muchacho encontró la leña, pero se le hizo tarde un una intensa nevada le hizo perder el camino de vuelta a casa. Para guarecerse de la nieve, se refugió debajo del único árbol verde que había en el paraje: un abeto.

El chico se acurrucó lo más cerca que pudo del tronco del abeto, el cual, sintiendo pena del muchacho, bajó sus ramas para protegerlo de la nieve.

A la mañana siguiente, al muchacho le despertaron las voces de los habitantes de su aldea, que lo estaban buscando.

Todos se sorprendieron mucho al ver el maravilloso espectáculo de los ramos del abeto llenos de nieve que brillaban al sol.

Y fue así, según esta leyenda, como el abeto se convirtió en un símbolo de la Navidad que hoy todo el mundo conoce y decora en su propria casa, para recordar el espectáculo luminoso de aquel dia.

5 comentarios:

  1. Es una leyenda preciosa...
    Feliz Navidad jefe indio.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades para ti tambien jefe.

    ResponderEliminar
  3. bonito regalo jefe.
    felices fiestas

    ResponderEliminar
  4. recopamte este blog che

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin