Alex Malarkey, el niño que volvió del cielo

Kevin Malarkey
Vio como era el cielo y pudo hablar con el mismísimo Jesucristo

Esta es la historia de un padre, Kevin Malarkey y de su hijo Alex, quienes sufrieron un brutal accidente de tráfico. Es muy difícil para un padre ver como un hijo se queda paralizado y luchando por la vida después de un accidente causado por el mismo.

Esta es una historia que ha llamado mucho a la atención a las personas de todo el mundo, en particular en Australia. Después de enterarse del terrible accidente que produjo la situación tan mala del niño, a través de Internet la gente de muy lejanos países como Afganistán, comenzaron al unísono a orar por el niño.



Las lesiones que sufrió el pequeño Alex, eran en la columna, una fractura de pelvis y lesiones cerebrales traumáticas. Para que todos podamos entenderlo, Alex sufrió una decapitación interna. El cráneo se desprendió de su médula espinal. En términos médicos, que debería de haber muerto. Según dijo el médico de Alex el Dr. Raymond Onders, “las vértebras se separaron por completo. La vaina de los tendones alrededor de la columna vertebral se rompió cerca de la base de su cerebro. La lesión fue tan grave en la columna vertebral, es simplemente increíble que Alex sobreviviera“.

Alex no sólo sobrevivió, sino que se convirtió en el primer niño en el mundo en recibir el “Christopher Reeve”, lo que le permite respirar sin un ventilador. Pero la historia va mucho más allá de todo esto.

En el libro que se ha escrito sobre toda esta historia, Alex, que estuvo en coma durante dos meses, dice de ir al cielo, y que vio como los ángeles ayudaban a su padre a ir a los restos del coche siniestrado para sacarle de los escombros. Además asegura que en cielo escuchaba una música que jamás había escuchado, algo increíble.

Cuando llego al cielo dice que el atravesó una puerta enorme de color blanco, era muy brillante, parecía que tenían escamas como un pez. Al atravesar esa puerta, todo era aún más bello y brillante, era perfecto; asegura Alex.

El director de investigación clínica tuvo problemas de creer en un principio la historia que el pequeño contaba. Pensaba que tenía algún tipo de daño cerebral. Mientas que Kevin no recuerda el accidente en sí, su hijo se dice de hablar con Jesús desde arriba mientras observaba a los bombero llevar a su joven cuerpo fuera del coche. Él describe su padre gritando: “Alex, Alex, Alex” y luego hacer una llamada telefónica y va hacia el helicóptero para hablar con el hombre en un traje azul.

Es muy escalofriante el relato que cuenta el niño, por el hecho de que fue capaz del mismo ver como se estaba muriendo. Pero gracias a Dios, está ahora con nosotros y sus familiares pueden disfrutar de su compañía.

Hay muchas teorías también que contradicen estos relatos, alegando que en estado de coma el cerebro sigue funcionando en un caso constantes, y el ser no es capad de distinguir lo que sen sueños de lo que es realidad.
Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin