La anomalía del cráter Aristarco: ¿Evidencias de bases extraterrestres en la Luna?

Durante mucho tiempo se ha dicho que si bien el estudio de objetos voladores no identificados (ovnis) comenzó poco después de la Segunda Guerra Mundial, los informes sobre misteriosos fenómenos similares no terrestres se remontan mucho más allá. En medio de estos informes de extrañas luces en nuestros cielos en mitad de la noche u otros fenómenos que comenzaron a aparecer alrededor de la década de 1890, hay algunos casos adicionales que han logrado captar la atención pública sorprendiendo a los investigadores, debido a su peculiar naturaleza.

 Entre las anomalías más consistentes reportadas antes de la era moderna nos encontramos que desde 1821 se han producido repetidos casos donde reconocidos astrónomos y aficionados han descrito una luz especialmente brillante intermitente que emana desde el interior del cráter Aristarco, ubicado en la zona noroeste del lado de tierra con orientación de la Luna.

 Mientras que hoy en día es posible que algunos objetos artificiales colocados en órbita pudieran ser los responsables de las brillantes iluminaciones intermitentes que emanan desde el espacio, esto no habría sido el caso en 1821… y, sin embargo, la extraña iluminación observada cerca del centro de Aristarco permanecería visible durante más de un siglo. ¿Cuál fue la fuente de esta luz tan característica más visible de la Luna?

  Apariciones de misteriosa luces en el cráter Aristarco

El primer avistamiento reportado de la extraña iluminación que emana de Aristarco, como mencionamos anteriormente, apareció durante una observación realizada por Henry Kater, que observó el fenómeno en las noches de los días 4 y 7 de febrero. Una referencia a un fenómeno similar fue registrada por el doctor Heinrich Wilhelm Matthias Olbers, quien lo apodó la “iluminaciones de las estrellas”. Cuatro años más tarde, un astrónomo aficionado, el reverendo J.B.Emmett, dijo ver la misma luz en forma de estrella que emanaba del cráter. Los informes continuarían a lo largo de todo el siglo, con al menos dos informes más importantes que ocurrieron el 22 de diciembre de 1835 por el astrónomo Francis Bailey, y de nuevo cerca de cinco décadas más tarde el 23 de enero de 1880, Etienne Trouvelot describió haber visto algo así como un “cable luminoso”, o como una pared brillante “iluminando el interior del cráter”. Pasarían varias décadas después de que otro extraño fenómeno volviera a aparecer en el cráter Aristarco, esta vez en 1915 con una observación similar al de “una estructura de pared” que aparecía desde el centro hasta el borde del cráter.

 Las iluminaciones anómalas de principios de 1800 pasarían inadvertidas durante algún tiempo, aunque otros fenómeno extraños lunares transitorios eran reportados alrededor del cráter Aristarco. El 13 de octubre de 1959, E.H. Rowe en Devon, Reino Unido, estaba observando aproximadamente a las 19:00. Hacía un seguimiento a la Luna cuando una extraña iluminación llamó su atención en dirección al cráter Aristarco. Rowe describió haber visto una misteriosa iluminación que le llamó la atención, lo que describió como “una luz blanca brillante”. Sin embargo, hubo un fenómeno secundario del cual también fue testigo:

 “Me sorprendí al ver un resplandor de color rojizo-ámbar cerca de Aristarco, que claramente me recortada a un fondo color blanco. Fue visible durante unos pocos segundos. Después, desapareció sin dejar rastro ni evidencia de que había estado allí.”.

 Esta sería la primera mención de una iluminación de color rojo o ámbar que comenzarían a aparecer sobre Aristarco, seguido de otros eventos más sorprendentes. Cuatro años más tarde, entre un período de un mes entre las noches del 29 de octubre y el 27 de noviembre 1963 dos grupos de luces de color rojo brillante fueron observados por miembros del Observatorio Lowell al norte del cráter Herodoto. Sin embargo, en la noche del 27 de noviembre, estas “manchas” extrañas rojizas fueron vistas de nuevo, sólo que esta vez “agrupadas en una formación ovalada a lo largo del borde sur del cráter Aristarco”, como se publica en la edición de diciembre de 1963 del Magazine “Sky & Telescope”. El astrónomo T. Sato, del Planetario Rakurakuen en Hiroshima, Japón, informó también sobre este fenómeno un mes más tarde, a raíz de una observación realizada por siete jóvenes astrónomos que confirmaron que habían observado una luz de color rosáceo en las porciones sur de Aristarco, que comenzó a crecer y moverse en la dirección del cráter Herodoto.

 “Al año siguiente, los astrónomos del Centro de vuelo espacial Goddard también informaron de extrañas luces de colores en el Aristarco. Los observadores en este caso eran Saúl Genatt, gerente de la estación del Centro de Investigaciones Ópticas, y un técnico electrónico llamado Edwin Reid. Su historia fue publicada en la revista científica “Understanding” que decía lo siguiente:

 “Mr. Genatt dijo que a través de un telescopio de 40 centímetros vieron dos luces distintas de color rojizas sobre la parte sur del cráter y una luz azul sobre la parte norte de… Las iluminaciones iban de más o menos en paralelo y las luces de color rojizas eran de igual espesor – cerca de seis a ocho kilométricos. La luz de color rojiza más larga era de unos 35 kilómetros de longitud y era la más meridional de las tres… La otra luz rojiza, se encontraba justo encima de él, estaba a sólo dos o tres kilómetros de distancia y 48 kilómetros de largo… Mr.Genatt dijo: “Hasta en la parte norte del cráter, a unos 20 kilómetros de la de color rojiza del norte, era una luz azulada de 15 kilómetros de largo. Todas las misterios luces corrieron dirección este-oeste, más o menos paralelas entre sí. Los de colores eran muy prominentes al principio… las de color rojizas eran realmente “rojas” y la otra era bastante azul. Con el paso del tiempo, la intensidad de los colores fue debilitándose”.

 Entonces, una vez más en la edición de noviembre 1965 de la revista Understanding, fue publicada la historia de Ron Emanuel de Covina, California, que relató que el tradicional “faro” que emana desde dentro de Aristarco aparentemente había regresado. Similares observaciones fueron hechas por un grupo de aficionados a la astronomía, junto con astrónomos del Whittier College, que describieron semejantes anomalías que otros habían descrito previamente.

 Pero, ¿qué podría haber causado estas iluminaciones anómalas en el centro del cráter Aristarco? ¿Hubo una superficie metálica que podría creado este misterios fenómeno?, y si es así, ¿era una formación natural, teniendo en cuenta su aparición ya en 1881?
El "cráter" Aristarco captado a la distancia por la sonda espacial Clementine (1994). ¿Notas su peculiar color?. Imagen: nave USGSUS Clementine

 
                                         Aristarco emitiendo un intenso brillo.


Un extraño fenómeno que continúa sin explicación

Como resultado, hay una serie de teorías que podrían llegar a explicar la misteriosa anomalía en el cráter Aristarco, que van desde puntas de estrella de luz blanca, a luces anómalas de energía sobrevolando la zona. Por un lado, de todas las áreas de la Luna visible desde la Tierra, el cráter Aristarco denota una excesiva reflectividad que cualquier otra. Además, la concentración de reflectividad brillante se deriva de la pico central en el medio del cráter, aunque toda la zona es generalmente bastante reflectante debido a su relativa juventud.... Si bien los efectos de albedo y la reflexión de la superficie podrían explicar las luces brillantes (o la aparición de este tipo de iluminaciones) desde cerca del centro del cráter, los informes sobre los misteriosos colores de luz parecen menos propensos a tener resultados de la luz del sol reflejada en la superficie lunar. Sin embargo, es posible que los gases puedan ser liberados desde debajo de la superficie lunar en esas zonas, lo que también puede explicar las partículas alfa descubiertas por el Apolo 15 cuando pasó por encima en 1971, lo que probablemente surgieren la desintegración de un gas radiactivo llamado radón-222, que más tarde se confirmó que existen en la zona.

 ¿Podría la presencia de este gas radiactivo, con una tasa de disminución de poco más de tres días, dar como resultado a un fenómeno aéreo intermitente que se ha informado por los astrónomos?, y si es así, ¿cómo? En cualquier caso, entre los muchos misterios de la Luna, el cráter Aristarco es uno de los puntos referentes para las teorías conspirativas que implican bases lunares y otras operaciones secretas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin