Caso Tivissa

Todo empezó el 27 de agosto de 1968. Ese día el desaparecido rotativo barcelonés Tele Express publicaba en sus páginas una extensa carta al director en la que se daba cuenta de la observación y posterior aterrizaje de un Objeto No identificado en la zona de la conca de Tivissa. Hasta aquí nada extraordinario para los lectores, acostumbrados entonces a ver casi a diario en los medios de comunicación nuevos incidentes OVNI.

Sin embargo el remitente, que decía ser el cuñado del testigo, describía en su misiva a dos seres con forma de“pulpo”, pero con cuatro extremidades en lugar de ocho, que habían descendido a plena luz del día de un misterioso objeto semi circular, como una “media sandía” que se hallaba suspendido a poco menos de un metro del suelo. Esto era yamás llamativo.

El firmante de la carta, Sebastián Mateu, aseguraba que su cuñado Juan se había desmayado de la impresión y queél mismo había podido comprobar al día siguiente como en el lugar del incidente, situado en la Sierra de Almós, desde donde era visible el mar, habían aparecido dos circunferencias negras en el suelo así como restos de hierba quemada. No era un incendio convencional porque según explica Mateu, “cuando regresé de ver los manchones quemados, el reloj se me había parado”.

Sorprendido, el hombre puso en conocimiento de aquellos extraños incidentes a una pareja de alemanes que descansaba en una tienda de campaña próxima al lugar que no sólo escucharon con atención su relato sino que, incluso,experimentaron en sus carnes la misteriosa parada de los relojes. Tras advertirle que aquellos “pulpos” podían ser seres de origen extraterrestre, Hans Volkert –así decía llamarse el campista- tomó fotos del reloj con objeto –segúndijo- de publicar la noticia en “Wien”, Austria, donde se halla domiciliado. Nunca más se supo de él ni de su esposa…ni tampoco de Sebastián Mateu… Me explico.

No es extraño que frente a la publicación de una noticia tan llamativa los investigadores del fenómeno OVNI se movilizaran y trataran de corroborar la historia visitando el lugar del suceso y entrevistando a los testigos. Pero justo aquí empezaron a complicarse las cosas.

El histórico CEI (Centro de Estudios Interplanetarios) de Barcelona se puso en contacto con la redacción del rotativo Tele Express y consiguió la carta original. Allí no supieron darle razón de dónde localizar al autor del escrito, tan sólo poseían la misiva en la que no figuraba el remite. La única pista se hallaba al principio ya al final del texto cuando su autor daba cuenta que vivía en la Sierra de Almós, en una masía situada a 7 kilómetros deTivissa. Y, al final, cuando firmaba como “Sebastián Mateu -Caserío de Darmós, Tivisa, Tarragona”.

Con esos datos, a finales de agosto de aquel año,varios investigadores del CEI se desplazaron a la zona en busca del caserío, pero nada. Ni rastro. Tampoco ningún vecino supo reconocer a Mateu alguno. Y lo que era más desolador. Desde el sitio donde –presuntamente- había ocurrido la experiencia y al que habían acudido numerosos curiosos, no era visible el mar. ¿Podía ser aquello un bulo,un sainete, la broma pesada de algún desalmado?

Con la intención de resolverlo el 13 de septiembre de 1968 Tele Express publicó en su sección de cartas un llamamiento de Vallés Tuset, en nombre del CEI, con objeto de recabar información sobre Sebastián Mateu y los hechos que tuvieron lugar en la Sierra de Almós. Para entonces el asunto ya había trascendido a más medios y agencias de prensa ocasionando que una legión de curiosos se desplazara los fines de semana a Tivissa en busca de extraterrestres y otros fenómenos singulares.

Pero el llamamiento tuvo respuesta. ¡Y qué respuesta! El 25 de septiembre, contrariado por el comunicado del CEI Mateu dio de nuevo señales de vida. Peoren esta carta, visiblemente molesto, no facilitó datos de contacto. Se limitó a decir que era contable de una empresa metalúrgica y que, por el hecho de no haber dado con él no podían negar ni su existencia ni su experiencia. Con ironía contaba que él mismo había preguntado en las señas del CEI y nadie le había sabido decir nada del “famoso Centro de Estudios Interplanetarios” y que tampoco constaba en la Guía Telefónica. Y, sin embargo, no negaba su existencia. Pero cabía preguntarse: ¿Era el verdadero testigo o, a la luz de la escandalera, algún oportunista terció en el asunto para confundir más? No hay nada claro.

Lo único cierto es que gracias a esta rocambolesca historia mucha gente se interesó por el asunto de Tivissa,incluidos los suicidas de Terrassa, de los que dábamos cuenta en nuestra pasada edición. Uno de los investigadores que se involucró notablemente en el asunto fue el investigador valenciano Vicente Juan Ballester Olmos. Hoy reniega del asunto. En su Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIs (Plaza & Janés, 1987) se limita a tildarlo de fraude pero quienes vivieron cerca de él en aquellos años conocieron su interés desmedido por el asunto.Hoy en día es el único que posee copia completa de los informes pues el expediente original desapareció del archivo del CEI en 1972. “Es el único que ha sido robado de estainstitución” –me confiesa Vicente Pérez que ocupó cargo directivo de este centro hace algunos años y quien añadió que sólo 15 personas poseían llave del local. La cerradura nunca fue forzada. ¿Quién podía estar, entonces, interesado en este informe? Y lo que es más importante: ¿Qué quería ocultar?

Según consta en el archivo restituido del CEI (del que poseo copia) las expediciones a Tivissa se sucedieron por doquier sin hallar más detalles de Mateu o del suceso.Bueno, a medias, porque Mateu siguió mandando cartas –almenos dos- en una de ellas, además, adjuntó una postal sellada en Checoslovaquia, en la ciudad de Prerov en la que un misterioso V. Azvhik le comunica en inglés que le va a enviar las “películas de los Ovnis lo antes posible: las muestro a nuestro gobierno”. ¿A qué OVNI se refería? ¿Al deTivissa? ¿Llegó verdaderamente el gobierno Checo a interesarse por el asunto? La postal parece auténtica pero no demuestra nada. Como las anteriores, la carta de Mateu había sido franqueada en Barcelona y no en Tivissa como sería normal y, además, ¿Quién era Azvhik? ¿Tal vez el campista austríaco? Por si las cosas no estaban todavía suficientemente complicadas, un periodista, Alex Botines, no sólo aseguró haber entrevistado personalmente a Mateu en un bar de la localidad sino que aseguró haber pisado, incluso,el lugar del aterrizaje dejando a los investigadores del CEIa la altura del betún. Sin embargo jamás fueron publicadas las fotografías que dijo haber tomado y cuando años más tarde los investigadores del CEI fueron a su encuentro no supo decir si el testigo se llamaba Mateu o no. De lo que no había duda es que desde el lugar del presunto aterrizaje lo más acuático que se veía era el Ebro y se trataba de un paraje muy árido sin hierba que pudiera “quemarse”.

Poco después entraría en escena el parapsicólogo catalán Julio Roca Muntañola quien consideraba verídico el suceso en un 85%. Roca decía que en la cuenca “sucedió algo extraño por dos veces, especialmente en ‘La cabeza delíndio’” pero se mostraba muy cauto en explicar qué evidencias había rescatado durante sus pesquisas. Siempre se mostró muy oscurantista, desconfiado, “obedeciendo órdenes”de silencio pero sin especificar de quién ni por qué. Sí aportó numerosos nuevos casos ocurridos en la zona y que se relacionaban con el “magnetismo” que presuntamente paró el reloj de Mateu y de los turistas austriacos. Es el caso, por ejemplo, de un piloto de avioneta que tuvo que aterrizar deemergencia en los terrenos de un ingeniero agrónomo de la localidad de Ginestá, en la zona de Tivissa. La razón aducida es que “un campo de fuerzas desconocido le quitó la electricidad” a la avioneta Piper en la que volaba. Y es queel célebre parapsicólogo estaba convencido de que Tivissaera una zona especial que, por alguna razón atraía a los visitantes del cosmos. Anduvo por aquellos áridos lares durante años en busca de una cueva que creía el paso a otras dimensiones.

Y muchos siguieron su estela viviendo espectaculares experiencias. Algunos investigadores, incluso, tuvieron allí su “bautismo” ufológico, como los biólogos Miguel Seguí o el aludido Vicente Pérez. Éste último se despertó repentinamente una noche de la Semana Santa de 1984 cuando creyó notar una presencia extraña mientras pernoctaba muy cerca del desvío que conduce a Pratdip. Algunos vecino smanifestaban que en esa zona habían visto a unas extrañas“monjas” acompañados por unos niños “cabezudos”. Seguí, que frecuentó la zona a finales de los setenta, tuvo también varias experiencias cerca de la ermita de San Blas. Luces que efectuaban maniobras “imposibles”, moviéndose en ángulos rectos.

Hay muchas contradicciones en el caso Tivissa,muchas preguntas por resolver, pero no cabe duda que la experiencia narrada por el evanescente Sebastián Mateu sirvió de espoleta para disparar un fenómeno sociológico.Fueron cientos los que visitaron la zona en busca de la“base extraterrestre” o la mágica cueva donde Muntaño la creía haber encontrado el paso a otros Universos. La escasa vegetación, la aridez de aquellas tierras azotadas por los incendios, el silencio sepulcral que se percibe y la abundante mitología local hacen de la zona un escenario fantasmagórico.

La leyenda de Tivissa se ha extendido en el tiempo aunque están lejanas aquellas peregrinaciones domingueras en busca de nuevos casos, de nuevos testigos, de nuevas sensaciones. Uno de los últimos incidentes tuvo lugar en 1996. Arturo Altés y su hijo Jordi se vieron sorprendidos el 3 de febrero de 1996 por un espectacular fenómeno luminoso mientras recogían las basuras del pueblo.

De Sebastián Mateu nunca más se supo. En el CEI se convencieron que el personaje nunca existió. Es más en su informe aseguran que el fraude –si finalmente lo fue- se perpetró por alguien de Barcelona y desde Barcelona, lo que explicaría por qué las cartas fueron siempre franqueadas en la Ciudad condal. Nunca hubo en las proximidades de Tivissa industria metalúrgica alguna, tampoco es visible el mar desde la Sierra de Almós y en cuanto a los turistas alemanes… bueno, no hay ninguna ciudad germana llamada“Wien” lo más parecido es Viena, la capital de Austria.

Tal vez, sólo tal vez, alguno de los investigadores que tomaron parte en el asunto tenía interés en activar la zona por algún motivo e inventó el suceso con ánimo de rescatar nuevos casos o puede que con la intención de atraer el interés del público por esta zona catalana. Pero es sólo una hipótesis, la Verdad espera ser desvelada algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin