Un conductor borracho se lleva el coche de la Guardia Civil

En la carretera N-V, a la altura de Talavera de la Reina, un hombre que responde a las iniciales de A.J.M., y que al parecer circulaba bajo los efectos del alcohol, fue obligado a parar por la Guardia Civil en un control rutinario de alcoholemia.

Mientras la patrulla le estaba pidiendo la documentación, se produjo un accidente leve a escasos 300 metros del lugar, lo que obligó al agente a alejarse unos minutos. Aprovechando el momento, el conductor borracho se dio a la fuga, llegó a su casa, metió el coche en el garaje, cerró el garaje con llave y le dijo a su mujer que, si alguien preguntaba, dijera que él había estado toda la noche en casa y que no había salido para nada.

Unas dos horas después, la policía se presentó en su domicilio. El conductor borracho y su mujer dijeron que no habían salido de casa en toda la noche, pero la policía les pidió que les indicaran dónde guardaban el coche. Cuando abrieron el garaje, apareció dentro el coche policial, con las luces superiores todavía encendidas y dando vueltas. El hombre lo había confundido con su propio vehículo debido a su extremo estado de embriaguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin